ELUNIVERSAL.COM
Después de la II Guerra Mundial los científicos que laboraban para la desaparecida Oficina de Servicios Estratégicos (OSS), predecesor de la actual CIA, de Estados Unidos, comenzaron a experimentar con diversos compuestos para acabar con las defensas psicológicas de los espías enemigos y de los prisioneros de guerra.