Imprimir
Categoría: Accidentologia
Visto: 2245
Por Luis M. Xumini.
Vicepresidente de AEAV
(Asociación Española de Accidentología Vial).

El artículo fue publicado inicialmente en el nº 139 de la revista Carreteras de AEC (Asociación Española de la Carretera)

Hace tiempo, a raíz de investigar un punto negro (hoy también tramo de concentración de accidentes o TCA), no dudé en llamar a una persona relacionada con la seguridad del tráfico, y le dije: Llevo una semana haciendo pruebas con el simulador y el asunto está claro. Tenemos mal las pautas sobre el adelantamiento y su señalización: o se soluciona, o los impactos están asegurados.
Contestó: ¡Hombre! No te discuto que pueda haber algún fallo, pero…
Después de un rato de conversación, estaba claro que mi interlocutor no aceptaba lo que le estaba diciendo; lo cual era irrelevante, porque lo importante era y es que la realidad es tozuda, se muestra como es por mucho que nos empeñemos en negarla.
Es decir, que los accidentes se continuarían produciendo en aquel punto, a menos que se hicieran los cambios necesarios para evitarlo: porque los actos devienen de la potencia. Y no sólo sería allí, sino también en todos los tramos que estuvieran en las condiciones observadas, porque se *****plirá el inexorable principio de uniformidad: en las mismas condiciones, las mismas causas producen los mismos efectos.

Regístrese para leer más...