Imprimir
Categoría: Dactiloscopia
Visto: 38914
LA REACTIVACIÓN DE HUELLAS DACTILARES POR MEDIO DEL AHUMADO CON CIANOCRILATO; NOCIONES BÁSICAS.
Por Carlos Zagala. Abogado. Para más información, críticas, comentarios o sugerencias, escríbanos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Breve Reseña Histórica.
Por décadas, se han venido utilizando no solo métodos físicos para la reactivación de huellas dactilares sino también algunos que involucran reacciones o cambios químicos. La técnica del ahumado con cianocrilato ha sido usada con éxito de un tiempo a esta parte en distintas latitudes. Se trata de una técnica sencilla y de bajo coste pero de gran utilidad. Los vapores despedidos por este químico al ser calentado generan una reacción que revela las huellas latentes incluso en superficies que por mucho tiempo fueron consideradas difíciles cuando no imposibles de procesar. En una demostración auspiciada por la Policía Metropolitana de Tokio en 1978, los científicos forenses de ese país compartieron por primera vez sus conocimientos sobre esta pericia con oficiales de policía de los Estados Unidos de América. Muy pronto, este método fue adoptado no sólo en USA sino en un gran número de países del orbe .
Normas de Seguridad.
Como ocurre con la mayoría de los químicos disponibles en las tiendas de artículos para investigación Forense , debemos siempre leer las instrucciones que acompañan las pericias y equipos de suerte de llegar a conocer en detalle los riesgos que involucra su uso. Las investigaciones adelantadas por cuerpos de policía como New Scotland Yard indican que los vapores de cianocrilato son irritantes pero su nivel de toxicidad en la mayoría de los laboratorios forenses no llega a ser un aspecto relevante en términos de riesgo . Sin embargo, al abrir los recipientes contentivos de pegamentos a base de cianocrilato, recomendamos arreglar el lugar de trabajo para que los vapores no se concentren, preferiblemente trabajaremos en un lugar ventilado. Recuerde que se trata de un adhesivo muy fuerte, por eso evitaremos el contacto con la piel, los ojos, etc. Es muy fácil unir los dedos con una gota de cianocrilato pero muy difícil separarlos luego del secado.
Materiales Necesarios para la Pericia.
Cámara de Ahumado: La cámara de ahumado es simplemente una caja de plástico, cartón o vidrio que no deje salir los vapores, necesaria para que la evidencia sometida a la pericia se impregne con ellos. Puede ser un acuario o pecera, caja acrílica, cava para hielo, incluso un refrigerador pequeño que este dañado, etc. No debe ser mucho más grande que la evidencia que vamos a ahumar y debe ser lo más hermético posible. La ventaja de usar un acuario o pecera es que podemos visualizar en todo momento el progreso de la pericia a través del vidrio. Otra buena opción (tan eficaz como el vidrio) es construir una caja hermética de acrílico o plexiglás unida con cualquier pegamento resistente. Será necesario colocar, cualquiera que sea el caso, una tapa que selle la caja o acuario y no permita salir los vapores. También, podemos recubrir el interior de la cámara usando papel de aluminio (como el que se usa para envolver alimentos), esto permitirá una limpieza más fácil luego de la pericia, cambiando el papel periódicamente. Si se trata de un acuario o caja de vidrio, deje un lado si papel de aluminio para poder ver el progreso. Coloque las evidencias a cierta distancia, de suerte que no se toquen entre si. En el mercado existen cámaras de ahumado especiales como la Coleman Vacu-Print. Este equipo está diseñado para absorver el aire que esta dentro de la cámara. Esto crea una diferencia de presión negativa entre el interior y el exterior de la cámara. Algunos papeles de estudio sugieren que en estas condiciones los vapores del cianocrilato impregnan incluso las bolsas de plástico más arrugadas . El llamado Cyanoacrylate Glue Loctite Hard Evidence está disponible en forma líquida en botellas de una (01) y dos (02) onzas . También, se lo encuentra en forma de gel contenido en envoltorios de aluminio. También existen unos platos de aluminio desechables como de cinco centímetros de diámetro, especialmente diseñados para calentar el cianocrilato. Se colocan sobre una resistencia o plancha de calentamiento (verá una en este artículo), para acelerar la producción de vapores. Para un óptimo resultado el cianocrilato debe convertirse en gas. La cámara de ahumado debe estar bien sellada, de acuerdo con Lee y Gaensslen, el punto de evaporación de la mayoría de los pegamentos contentivos de cianocrilato esta entre 49 Cº y 65 Cº, i.e. aproximadamente 121 grados Fahrenheit. Una vez alcanzado el punto de ebullición los vapores impregnarán el interior de la cámara; de haber huellas dactilares presentes estas quedarán expuestas. Ya que es muy difícil calcular el tiempo de la reacción (algunos estudios indican que podría tardar hasta dos horas), es conveniente que la pericia sea monitoreada constantemente. De ahumar en exceso, es posible que los detalles de las huellas dactilares terminen por confundirse unos con otros, haciendo la huella imposible de comparar con las del sospechoso.

Esta cámara de ahumado fue construida con un acuario viejo de diez litros forrado por dentro con papel aluminio. En su interior se han colocado la evidencia, un vaso con agua caliente para garantizar la humedad y un tarro de potato chips con luz como generador de calor.
Procedimiento.
Método I. Cianocrilato en sobres: El sobre tiene adentro un material gelatinoso a base de cianocrilato que tiende a generar vapores . Fije el sobre una vez abierto al techo o parte superior de la cámara de ahumado. Un solo sobre es suficiente para una cámara de unos diez litros de volumen, pero el tiempo de ahumado es variable. Este método puede tomar entre 10 y 45 minutos, esto depende en gran medida del tamaño de la cámara que se use para la pericia y cuan fresco este el cianocrilato.

Método II. Pegamento Líquido: este método requiere del uso del calor para acelerar el proceso de ahumado. Tenga mucho cuidado de no ahumar la evidencia más de lo necesario. Coloque un calentador (como los de la foto de este artículo) dentro de la cámara y un platito de aluminio (también verá uno en este artículo) sobre el calentador. Deposite una pequeña cantidad de pegamento en el plato de aluminio, del tamaño de una moneda pequeña. Coloque las evidencias dentro de la cámara y conecte el calentador. Luego coloque la tapa en su lugar. Este método acorta el tiempo de ahumado necesario para la pericia, aproximadamente unos 10 o 15 minutos. Observe la evidencia cada 5 minutos para monitorear el progreso.
Método III. Cámara de Vacío: Este método tiene la ventaja de reactivar las huellas presentes sobre la evidencia sin dejar residuos excesivos sobre su superficie. En consecuencia, la aplicación posterior de tinciones fluorescentes resulta más efectiva. Los tintes como la rodamina 6G y Androx tienen mejor adherencia a la superficie de la huella dactilar. Otro aspecto interesante es que al usar este método las evidencias como bolsas plásticas no tienen que ser abiertas ni extendidas para ser sometidas a la pericia. Los vapores se depositan en forma de una película blanca muy fina sobre la superficie de los objetos dentro de la cámara. Coloque las evidencias dentro de la cámara Coleman Vacu-Print™ o cualquier otra similar. Si se usa pegamento líquido, agregue una pequeña cantidad en el plato de aluminio o, si usa cianocrilato en sobres, corte una tira de más o menos un centímetro para abrir el sobre y fíjelo dentro de la cámara. Encienda la bomba de vacío y lleve la presión a 25 pulgadas de Mercurio. Luego apague la bomba de vacío y deje las evidencias dentro de la cámara al vacío por unos 20 minutos. De dejarlos por más tiempo, no hay ningún riesgo de ahumar en exceso. Finalmente, deje entrar el aire a la cámara para igualar la presión exterior e interior, retire la tapa de la cámara y saque las evidencias. Aplique tinciones o polvo para reactivar huellas dactilares como lo hace con cualquier otro tipo de evidencias.







Arriba, cámara de ahumado con bomba de vacío desarrollada por Coleman. El reloj que se ve es un medidor de presión. La bomba lo que hace es sacar el aire que está dentro de la cámara.
Visualización.
La mayoría de las huellas dactilares reactivadas por medio de ahumado a base de cianocrilato se verán con contornos blanquecinos luego de la pericia y son fácilmente detectables al ojo desnudo . Algunas veces, no obstante, serán más difíciles de ver. Por esa razón cada pieza de evidencia debe ser examinada minuciosamente y por separado. Recomendamos para esta labor una buena linterna, preferiblemente Inova X5 de luz blanca o alguna similar usando técnica oblicua. Así mismo, recomendamos historificar las huellas dactilares por medio de fotografías antes de aplicar pericias complementarias al ahumado. De aplicar otras comenzaremos por polvos regulares o magnéticos para huellas dactilares de un color que haga buen contraste con la superficie donde hayamos encontrado la huella o huellas. Use brochas con pelo de camello o cerdas de fibra de vidrio. Aplicado el polvo, las huellas dactilares reactivadas por ahumado pueden ser levantadas usando cinta adhesiva transparente. Las huellas reactivadas en el modo descrito resultan muy resistentes y pueden ser levantadas más de una vez en la mayoría de los casos. Algunas veces, el segundo levantamiento ofrece mejor resolución que el primero.
Fotografía.
La técnica para fotografiar huellas dactilares reactivadas por medio de ahumado con cianocrilato no difiere mucho de la que usamos para fotografiar evidencias en general. Empero, si se trata de huellas sobre objetos de color claro o transparente será necesario jugar un poco con la luz. En caso de fotografiar un objeto transparente, recomendamos colocar detrás algún material que haga buen contraste, verbi gratia, una hoja de papel y luego tomar la fotografía normalmente. También, es un buen dato colocar la luz detrás de la huella en ángulo oblicuo; de esta manera la luz atraviesa el cristal pero no los residuos del ahumando adheridos a la huella. Esta se verá oscura. Si el objeto en el que se encuentran las huellas es de color claro será necesario espolvorear con polvos regulares o magnéticos para lograr contraste.
Uso de Campo.
Incluso, están disponibles en el mercado utensilios que han comenzado a dejar atrás la necesidad de una cámara de ahumado o el tener que practicar la pericia en condiciones de laboratorio . Hasta hace poco tiempo, el proceso requería o bien de una cámara hermética o de una bolsa o envoltorio plástico en donde pudiera introducirse la evidencia para el ahumado. Con el Cyanowand, se pueden generar vapores de cianocrilato en investigaciones de campo y/o en condiciones de laboratorio. Se trata de un dispositivo portátil parecido a un rizador de cabello para damas o a un soldador portátil, provisto de un tanque de butano recargable, extractor, cartuchos contentivos del cianocrilato listos para ser calentados, etc., todo convenientemente contenido en un empaque. También están disponibles modos químicos de acelerar la pericia, entre otros, el hidróxido de sodio.

Arriba, el ahumado con el Cyanowand puede hacerse sin cámara de vacío, directamente sobre la evidencia.
Como se aprecia en la foto de este artículo, el ahumado se puede hacer sin usar cámara hermética de ningún tipo, dirigiendo los vapores directamente sobre la superficie sospechosa. De usarse este dispositivo en áreas poco ventiladas es altamente recomendable usar protección como máscaras con filtro, lentes protectores y un ventilador que haga alejar los vapores una vez abierta la cámara. Asegúrese de que los químicos o vapores no entren en contacto con la piel o los ojos. El Cyanowand, lo mismo que un soldador de estaño, tiende a calentarse bastante, por eso debemos tener sumo cuidado al manipularlo. Recuerde que el metal, este caliente o frío, se ve más o menos igual. Tampoco se recomienda el uso del Cyanowand en áreas en donde se encuentren vapores o sustancias inflamables, ni dentro de cámaras de vacío de ninguna clase. Es necesario, al igual que con cualquier otra pericia, practicar en condiciones de estudio primero antes que en casos de la vida real. Es muy fácil ahumar la evidencia más de la cuenta si no se tiene cuidado. También, debemos racionar bien el calor de suerte que el cartucho de cianocrilato rinda por más tiempo.
Paso I: asegúrese de que el Cyanowand este cargado con butano mirando a través de la ventanilla del tanque. El gas se ve como un líquido, parecido al de los yesqueros desechables. Si no hay líquido, llene el tanque colocando la boquilla de la lata de butano por el orificio que esta en el mango y presionando, de la misma forma que se hace con un yesquero de gas recargable. Tenga cuidado de hacer la recarga cuando el Cyanowand este frío y el interruptor este en “off”, es decir, apagado. Una vez hecha la recarga el Cyanowand funcionará por unas tres horas.
Paso II: Encienda el Cyanowand, mueva el regulador de temperatura a la posición más alta. Cuando este bien caliente disminuya un poco la temperatura, hasta una intensidad media.
Paso III: Deslice el interruptor de la posición "off" a la posición "on". Escuchará un sonido parecido a un zumbido.
Paso IV: Lentamente, presione el botón de ignición y manténgalo así. Verá un resplandor rojo en la punta del aparato. Luego, deje de presionar el botón de ignición. Si no se ve ningún resplandor repita los pasos 1 al 4.
Paso V: Luego de que se caliente el Cyanowand, use el extractor para colocar un cartucho de cianocrilato en la punta. Luego de 30 o 45 segundos verá una cantidad copiosa de humo (vapores de cianocrilato) salir del cartucho. Es recomendable bajar la intensidad del calor cuando esto ocurra ya que extiende la vida del cartucho. Si ve que el humo disminuye aumente la temperatura. El tiempo de vida de un cartucho es poco, de uno (01) a dos (02) minutos, pero será mucho menos si se regula el Cyanowand al máximo de temperatura durante la pericia. Algunos cartuchos duran entre tres (03) y cinco (05) minutos.
Paso VI: apunte el Cyanowand hacia la superficie del objeto a ser sometido a la pericia. No acerque demasiado el Cyanowand a la superficie, solo unos 15 centímetros. La punta del Cyanowand llega a calentarse tanto que podría derretir algunos objetos si se acerca demasiado. Si se trata de un objeto pequeño manténgalo en frente y arriba del Cyanowand; esto porque los vapores son más ligeros que el aire y tienden a subir. Vigile con cuidado el progreso de la reactivación para evitar ahumar excesivamente.
Paso VII: Cuando termine la pericia, apague el Cyanowand deslizando el interruptor a la posición "off". El Cyanowand viene con una caperuza o cobertor para evitar el contacto contacto con la piel cuando esta caliente. Al colocar la caperuza se apaga en forma automática.














• El Cyanowand no es más que un calentador con tanque de butano igual que el que se usa para un yesquero o encendedor. Se parece mucho a un soldador de estaño portátil. Tiene una ventana de inspección para verificar que el tanque este lleno de gas. Al calentarse genera suficiente energía como para evaporar los cartuchos desechables de cianocrilato que se colocan en la punta. Está provisto de un interruptor de encendido y de un regulador de temperatura.
Por su parte, el ahumado en una cámara cerrada como la que mostramos en este artículo tiene algunas ventajas. Se puede introducir solo la punta del Cyanowand por un agujero taladrado en la cámara, de esta manera el proceso se reduce a sólo unos 15 o 30 segundos. Para procesar un vehículo, es menester cerrar las ventanas, dejando una pequeña abertura para introducir el Cyanowand. Cierre todas las ventilaciones y cierre la abertura en donde introduzca el Cyanowand con cinta adhesiva. No saque el Cyanowand de la abertura hasta que no se haya agotado el cartucho. Para un vehículo pequeño con seguridad se necesitará agotar dos cartuchos. Con toda probabilidad se necesitarán tres o cuatro cartuchos para procesar un vehículo más grande. Luego de 20 ó 30 minutos, los vapores se disipan y el vehículo puede ser abierto. Tenga cuidado de no respirar los vapores. Deje el vehículo abierto aproximadamente media hora, dependiendo de las condiciones ambientales, especialmente del viento reinante, antes de entrar en el vehículo. Estos lapsos son aproximados, nada substituye al buen sentido común y a la observación minuciosa. Los factores como la temperatura y la humedad sin duda afectarán la pericia. Es también aconsejable, trátese de un vehículo o cámara de ahumado, colocar algún material con nuestras propias huellas como muestra de control que pueda verse desde el exterior para tener un buen indicador del progreso de la pericia. El Cyanowand puede usarse también para procesar huellas sobre cadáveres. Las complicaciones que podemos enfrentar al procesar un cuerpo son eminentemente prácticas. Si la persona esta desnuda total o parcialmente la mejor opción es cubrir el cuerpo con un cobertor plástico lo más hermético posible con un agujero en donde insertar el Cyanowand de suerte de ahumar todo el cuerpo. Si solo se necesita ahumar algunas partes del cuerpo hay que tratar de concentrar los vapores en dicha área.
Nota:
• No almacene los cartuchos en lugares calientes como guanteras o cajuelas de vehículos durante el verano, el pegamento comenzará ciertamente a evaporarse.
• Con el objeto de maximizar la producción de vapor emitido por cada cartucho y ahorrar butano mantenga la temperatura al mínimo mientras sigan saliendo los vapores en cantidad suficiente. Regule la temperatura a un nivel superior cuando los vapores comiencen a mermar.
• Coloque los cartuchos usados pero todavía calientes en un recipiente apropiado hasta que se enfríen. Los cartuchos tienen forma redondeada y pueden rodar por accidente. De levantarlos mientras están calientes pueden generarse quemaduras. Utilice el extractor para poner cartuchos nuevos y para sacar los ya usados.











Arriba, Cyanowand introducido por un pequeño orificio en una cámara de ahumado. La cámara, en este caso, es sólo un armazón con un saco plástico. Lo que esta adentro son las evidencias a ser procesadas, en este caso dos latas de gaseosas. Recuerde siempre colocar un vaso con agua caliente dentro de la cámara para mantener la humedad.



Los platillos de aluminio, foto de arriba, son un artículo de gran utilidad para practicar esta pericia. Simplemente, se colocan unas seis gotas de cianocrilato dentro y se coloca el platillo sobre un calentador, foto de abajo, el aluminio tiende a transmitir el calor con gran facilidad y el cianocrilato se evapora sin mayores contratiempos.




























Es muy fácil construir una cámara de ahumado con un viejo acuario, un refrigerador dañado, un contenedor de plástico o, simplemente, de vidrio o acrílico como en la foto de arriba. Los ganchos que están en el techo se usan para colgar la evidencia. También se puede usar una combinación de la cámara acrílica y el calentador y platillo de esta página. Para este fin la cámara debe tener un agujero que permita pasar el cable de poder del calentador. No es mala idea instalar también un pequeño ventilador como los que enfrían las computadoras personales para favorecer que los vapores circulen dentro de la cámara.


Incluso, usando un poco de ingenio, se puede construir un calentador como el de la foto de arriba usando cafeteras viejas de las que tienen una superficie de teflón en donde se coloca la jarra o taza para mantener el café caliente.
Recomendaciones Útiles.
• Si luego de la pericia decidimos usar algún tinte fluorescente, líquidos o polvos para lograr mejor contraste (esto será explicado infra) debemos asegurarnos que el ahumado no sea completo. Esto se debe a que los tintes, especialmente los líquidos, tienden a adherirse al residuo sobre las huellas y formar cúmulos. Esto podría arruinar la resolución de la huella.
• Siempre es útil colocar dentro de la cámara de ahumado un vaso con agua caliente, no tanto como para que despida vapor. Esto hace que los residuos del ahumado que se forman sobre las huellas se vean de un color más blanquecino, más fácil de fotografiar. No es necesario usar agua caliente en otros equipos como el Coleman Vacu-Print.
• Si los sobres o frascos de cianocrilato son refrigerados se extenderá su vida útil, pero en general la vida útil de estos químicos aunque no se abran es de aproximadamente un año.
• Limpie el interior de la cámara con frecuencia ya que pronto comenzará a verse borroso a través del vidrio. Para esto use un solvente. También, se puede forrar el interior de la cámara con papel aluminio y cambiarlo con cierta frecuencia.
También, es posible usar el cianocrilato expandiendo el área de contacto, lo cual consiste, básicamente, en esparcir el químico en forma de una película muy delgada de suerte que su evaporación sea más rápida y cubra una superficie mayor. Esta técnica fue puesta al alcance del público comercialmente por la corporación Locktite y hoy por hoy están a la venta distintos productos bajo el nombre de "Hard Evidence" y algunas réplicas de la misma pericia. Se trata en esencia de sobres con un material gelatinoso que contiene cianocrilato y que tiende a evaporarse con facilidad. Para fabricar nuestros propios sobres y generar vapores de cianocrilato en forma incluso más económica como con productos comerciales, corte un trozo de papel aluminio de unos 15 cm. x 20 cm. (6" x 8") y haga un doblez en el centro. El cianocrilato en forma de gel como el Aron Alpha Gel 10 funciona muy bien con esta técnica. Se aplican dos líneas cerca del doblez y a unos 12 mm del borde.

Luego, doblaremos el papel aluminio sobre si mismo y pasaremos un rodillo o cualquier objeto alargado y plano por encima, verbi gratia, un lápiz, para distribuir el cianocrilato por toda la superficie.

Los objetos que serán sometidos a la pericia deben ser colocados previamente en la cámara de ahumado , junto con un vaso de agua caliente. Dependiendo del nivel de humedad, algunos estudios sugieren que un 80% es ideal para la pericia. Luego, abriremos el papel aluminio como si se tratara de un libro y dejaremos expuesto el químico dentro de la cámara por unos 15 minutos. Nunca dejaremos el aluminio dentro de la cámara por más de 30 minutos ya que podríamos ahumar en exceso y arruinar la pericia. Debemos procurar hacer la pericia a temperatura ambiente. Los resultados son aun mejores cuando se combina esta técnica con una cámara de vacío.

Algunas cámaras de ahumado disponibles comercialmente son tan grandes que permiten reactivar huellas en artículos como coches de bebé o bicicletas. Un buen ejemplo de esto es la CA-9000, foto de arriba. Fue diseñada para su uso por agencias de policía. Se pueden introducir incluso puertas, llantas, muebles, etc.
Pericias Complementarias al Cianocrilato.
Luego del proceso de ahumado con cianocrilato descrito en este trabajo, muchas agencias de policía en el mundo entero utilizan otros químicos colorantes para mejorar el contraste de las huellas reactivadas, especialmente en superficies problema, esto es, aquellas que no ofrecen un buen contraste de color. Las formas de aplicación incluyen frascos con difuminador (como los que se usan para aplicar luminol), remojar la evidencia en bandejas con los químicos, aplicación con brochas, etc. Luego de enjuagar con agua para quitar el exceso de colorantes, el objeto es examinado con fuentes de luz de distinta longitud de onda y lentes forenses color naranja, ámbar o rojo. La luz tiene la particularidad de excitar los químicos y producir fluorescencia. Los lentes forenses están diseñados para permitir solo el paso de la luz fluorescente y no la usada para producir dicha excitación. Dependiendo de la naturaleza del objeto que contenga las huellas dactilares (el cual no debería producir fluorescencia bajo la misma longitud de onda que produce la luminiscencia del colorante) , deberíamos escoger del catálogo que describimos a continuación:

Ardrox La fluorescencia producida por el Androx se logra utilizando una luz ultravioleta como la que se usa para verificar billetes. Su principal desventaja es que la fluorescencia desaparece gradualmente (en un período de meses). También existe el llamado Basic Yellow el cual es un excelente tinte colorante complementario del cianocrilato. Produce fluorescencia de gran calidad bajo luz de 470nm. Para esto debemos usar lentes amarillos.

En la página anterior, vemos una huella dactilar reactivada con cianocrilato y luego tratada con Androx el cual tiene base de isopropanol y viene en botella con aspersor. Por su parte, la Safranina O es un tinte muy útil luego del cianocrilato que brilla bajo la luz verde (use lentes y filtros rojos para visualizar y fotografiar la evidencia). Las soluciones disponibles en el mercado son concentradas, deben ser diluidas con etanol para poder trabajar con ellas. El brillo que produce es menor que el que observamos con otros químicos como el Basic Yellow 40.

Arriba, huella dactilar reactivada con cianocrilato y luego, en dos mitades, con safranina (arriba) y Basic Red 28 (abajo). Al pie, huella reactivada con cianocrilato y luego, en dos mitades, con rodamina 6G (lado izquierdo) y Basic Red 28 (lado derecho).

Rodamina 6G. Este es un químico que produce una fluorescencia de muy intensa y de gran calidad. Al igual que la safranina O, brilla bajo la luz verde. Se trata de una solución a base de éter (por eso no afecta las tintas) que no necesita ser enjuagada con agua al terminar la pericia. El llamado Basic Red 28, es también un tinte que produce gran brillo bajo la luz verde. Este último produce una luminiscencia un poco más fuerte que la que se observa con el Basic Yellow 40. Otra pericia interesante, es el denominado Sudan Black o Sudan Negro el cual no produce fluorescencia pero puede ser usado para teñir luego del cianocrilato (por ejemplo cuando las huellas están en una superficie problema). Una aplicación del Sudán Black hace que las huellas reactivadas con cianocrilato se vean de un color entre azul y negro dependiendo del grado de absorción. Igualmente, se ha descrito que las reactivaciones por medio de cristal de violeta producen cierto grado de luminiscencia entre 395 y 470nm. Este último químico es usado, entre otras aplicaciones, para reactivar huellas dactilares sobre superficies adhesivas.

Arriba, huella dactilar reactivada con cianocrilato sobre plástico blanco y teñida con Basic Yellow 40.
CONCLUSIONES.
1.- Que el ahumado con cianocrilato es una técnica sencilla y de bajo coste ideal para procesar superficies de distinta naturaleza en busca de huellas dactilares latentes.
2.- Que los materiales necesarios para la pericia están disponibles en cualquier Tienda, incluso en algunas no especializadas en el ramo Forense.
3.- Que debemos tener cuidado de no ahumar en exceso las huellas dactilares pues esto podría arruinar la pericia.
4.- Que las cámaras de vacío no son indispensables para usar este método.
5.- Que el Cyanowand es un dispositivo portátil y muy práctico para aplicar el cianocrilato.
6.- Que al practicar la pericia debemos usar protección adecuada en mano, boca, ojos y nariz.
7.- Que luego de la aplicación del cianocrilato se pueden aplicar una combinación de métodos físicos y químicos para mejorar la resolución de las huellas, inclusos polvos regulares o magnéticos.





LECTURAS RECOMENDADAS.
1. Lee, Henry C., & Gaensslen, R. E. Cyanoacrylate Fuming: Theory and Procedures. West Haven, CT: Connecticut State Police Forensic Science Laboratory in conjunction with the Forensic Sciences Program at the University of New Haven, 1984.
2. Shaw, Ken, fingerprint technician for the Boston Police. Personal Interview. 21 April, 1990.
3. Super Glue (cyanoacrylate) fuming by using a concept called "Increasing the Surface Area". Developed by John H. Olenik, retired criminalist, latent print examiner.
4. The Cyanoacrylate Fuming Method, Eric W. Brown.
5. Advances in Fingerprint Technology edited by Dr. Henry Lee and Dr. R. E. Gaensslen
6. Manual of Fingerprint Development Techniques by the British Home Office, second edition.
EL AUTOR AUTORIZA EL USO O REPRODUCCIÓN DE ESTE TRABAJO SÓLO CON FINES PEDAGÓGICOS O ACADÉMICOS.