Imprimir
Categoría: Delitos Sexuales
Visto: 15709
MANEJO DE LA EVIDENCIA EN CASO DE DELITOS SEXUALES

cuando se trata de la investigación de algún tipo de delito sexual, la víctima debe remitirse
al Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses con la orden de la autoridad

competente, para un examen médico legal. El médico legista de acuerdo con los hallazgos tomará muestras vaginales, rectales, orales, etc., Es importante enfatizar que la víctima se

debe r remitir emitir al r reconocimiento econocimiento médico legal inmediatamente, para evitar per perder der los elementos materia de prueba.

Cuando se presume presencia de semen en una prenda o elementos encontrados en la escena (ya sea por sus características típicas en cuanto a color blanco grisáceo, acartonamiento, bordes irregulares u olor), se debe dejar secar a temperatura ambiente si está húmeda.

Posteriormente la mancha se protege cubriéndola con papel limpio, no impreso, evitando que se desprenda.

Finalmente se debe embalar cada elemento por separado, rotular debidamente y enviar.

Es de gran utilidad en la investigación genético forense, conocer cuantos individuos accedieron sexualmente a la víctima en el momento de la agresión y además, si esta tuvo relaciones sexuales en los tres (3) últimos días anteriores a los hechos.

Los elementos de prueba más útiles para este estudio son:

1 . Sobre la víctima o en la escena:

- Muestras postcoitales (vaginal, rectal, oral, etc.), tomadas con escobillón.

- Pelos en introito o canal vaginal, pubis, perineo de pre-púberes.

- Pelos en las manos de la víctima.

- Manchas de semen en prendas de la víctima, sábanas u otro soporte.

- Posibles restos celulares bajo las uñas de la víctima.

- Condones posiblemente usados por el agresor(es).

- Frotis, de mordeduras que presente la víctima, tomadas con escobillón húmedo en

agua destilada o suero fisiológico.

2 . En el supuesto agresor:

- Manchas de sangre en sus genitales o en sus prendas

- Pelos desprendidos de su ropa interior, cuando la víctima ya presenta características

sexuales secundarias.

Para la realización de los análisis genéticos es indispensable contar con las muestras de sangre

de referencia tanto de la víctima como del supuesto(s) agresor(es), para las cuales se deben

tomar de 5 a 7 ml, en un tubo Vacutainer® con anticoagulante EDTA. Además de los tubos de

vidrio, es indispensable que siempre se envie una mancha de sangre, tomada sobre gasa o tela

de algodón límpio y dejada secar, para evitar que las muestras se pierdan si estos se rompen

durante el transporte.

En caso de no tener estos tubos con anticoagulante EDTA, puede tomarse la muestra con

jeringa e inmediatamente hacer una mancha sobre gasa o tela de algodón muy limpia, la cual

se deja secar y se embala.

Las muestras de referencia tanto de la víctima, como de los sospechosos, deben ser tomadas por

profesionales forenses o de los servicios de salud, debidamente entrenados (médicos, enfermeras,

bacteriólogas, etc.) Antes de tomarles la muestra, se debe confirmar su identificación; además se

deben enviar anexo al oficio petitorio fotocopia del documento de identidad, huella del índice

derecho (o de los diez dedos en caso de ser indocumentado)y, de ser posible, una fotografía.