Imprimir
Categoría: ADN
Visto: 6412
larazon.es
La Policía amplía las pruebas de ADN a todos los turistas del hotel de Madeleine 
Un diario portugués revela que hubo siete niños en el apartamento la noche de la desaparición.


Londres- El «caso Madeleine» nunca ha sido abandonado por la Prensa sensacionalista británica y ayer consiguió volver a acaparar también los titulares de los rotativos más serios con la noticia de que los turistas que estuvieron en el complejo vacacional de Portugal donde se alojaban los McCann serán sometidos a pruebas de ADN.

Después de que la investigación haya pasado a manos de Paulo Rebelo, un alto cargo de la Policía Judicial portuguesa que ha sustituido al polémico Gonçalo Amaral, destituido la semana pasada, la vía del secuestro parece abrirse camino.

ADN no identificado
Según el periódico londinense «The Times», los detectives del caso han hallado rastros de ADN y huellas dactilares no identificados durante una serie de nuevos registros en el complejo turístico donde se alojaron los McCann. Las muestras de ADN serán enviadas al Servicio de Ciencia Forense de Birmingham (centro de Inglaterra), que hasta ahora ha analizado el material recogido de los apartamentos del centro del Algarve y de varios vehículos.

   Sin embargo, las teorías publicadas por la Prensa portuguesa son bien distintas. Según destacó ayer el periódico «24 Horas», la evidencia forense analizada tanto por los detectives británicos como por los portugueses concluyó que los tres hijos de los McCann fueron drogados, porque esa práctica funcionaba con Maddie para calmarla.

   Además, el rotativo apunta que la Policía Judicial portuguesa investiga un evidencia «significativa» acerca de que al menos siete niños habrían estado en la habitación de Madeleine la noche en que la niña desapareció. Los detectives creen que los siete amigos que veraneaban con los McCann dejaron a sus cuatro hijos en la habitación de la pequeña desaparecida en mayo.

   Según declaró ayer el portavoz de la familia, Clarence Mitchell, esta teoría es «pura basura», ya que, según él, «si se deja a siete niños juntos, será mucho más difícil hacerlos dormir que si fueran tres».

   Además, el portavoz explicó que el matrimonio formado por los dos médicos se está planteando tomar acciones legales contra todos aquellos medios que aseguran que drogaron a sus hijos.
 
 Fuente: http://www.larazon.es/noticias/noti_int15586.htm