Imprimir
Categoría: Accidentologia
Visto: 8377
noticias.eluniversal.com
Forenses indicaron a rescatistas cómo recuperar los restos
En helicóptero trasladan a los 48 rescatistas hasta una zona cercana al páramo de Los Conejos en Mérida para recuperar, hasta mañana, los restos de las víctimas.

Las cajas negras serán abiertas por una empresa estadounidense
Mérida.- Antes de que el cambiante cielo merideño al mediodía del sábado se cerrara de nubes que no dejaban ver La Cara del Indio en el páramo de Los Conejos, el oficial del Servicio Aeronáutico de Rescate, Wilfredo Graterol, buscaba en el escarpado cuando en los 150 metros de diámetro en los que quedaron los restos del vuelo 518 de Santa Bárbara, vio una caja alargada. Su antiguo color naranja era ahora una mezcla de manchas de carbón y abolladuras. Hubo tiempo para que el capitán Ramón Vega, del helicóptero de la Policía de Maracaibo que sobrevolaba la zona, sacara la caja del lugar para llevarla al aeropuerto de Mérida.
Sólo dentro de ese rectángulo está la respuesta a lo que en realidad ocurrió a las cinco de la tarde del jueves cuando el avión de Santa Bárbara se estrelló contra una montaña en el páramo Los Conejos.

Fuentes de la investigación explicaron que como el avión ATR 42 es de fabricación francoitaliana la empresa que deberá hacer el estudio se espera que sea americana, para que no se entre en un conflicto de intereses. La caja contiene el voice recorder en el que está el recuento de las comunicaciones de la aeronave con la torre de control, pero también de toda la conversación entre el piloto y el copiloto. Además está la Data Fly Recorder que es el compendio de los datos informativos entre la torre y el avión. Una vez esa información haya sido extraída, se le entregará a la comisión de Minfra que investiga el hecho.

La espera por la respuesta que aportará la caja negra puede durar varias semanas según informó el INAC.

Sólo seis horas útiles

Poco después de las seis de la mañana, cuando el cielo se despejó, el helicóptero MI172 de Protección Civil subió a la zona del accidente, pero mientras se disponía a bajar a un rescatista, los fuertes vientos ocasionaron un giro en el avión que los obligó a dejar el lugar. Esas condiciones tampoco permitían subir el Hiu, un helicóptero comercial que está colaborando con el rescate.

Fue hasta las 7:45 de la mañana cuando los directivos del SAR, Protección Civil, INAC, Fiscalía Aeronáutica y el subdirector del Cicpc, Vicente Álamo, se reunieron para decidir qué hacer porque no lograban poner a la gente en el lugar.

El objetivo era llevar a especialistas forenses, Fiscalía, e investigadores al sitio del accidente, pero, además de las condiciones meteorológicas, sumaban el frío de hasta dos grados en las noches y el mal de páramo que afecta a extraños.

Mientras más de 30 voluntarios de diferentes grupos de rescate expertos en la zona esperaban a que las autoridades les permitieran colaborar, el fiscal aeronáutico, José Gregorio Morales, autorizó que rescatistas y montañistas experimentados subieran para comenzar a la recuperación de los restos.

Preparados con cascos, botas, arneses y cuerdas recogidas en la espalda los rescatistas fueron reunidos para que los expertos forenses del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas los instruyeran acerca de cómo hacer la recolección "usen números consecutivos del uno al 2.000 si es necesario, cada pieza debe ir en bolsas y deben hacer fotos antes de recuperar cualquier cosa. Es importante tratar con cuidado las piezas dentales, no infieran nada, sólo hagan el levantamiento".

Al mediodía los vuelos a la zona fueron suspendidos, pero los 36 rescatistas, incluyendo seis funcionarios del Cicpc entre expertos en siniestros e investigaciones técnicas, ya habían logrado la recuperación de seis cuerpos, aunque otros estaban en una zona más compleja y otros estaban calcinados.

Con una morgue móvil los especialistas del Cicpc habilitaban una carpa en el estacionamiento del Estadio Metropolitano de Mérida a donde se espera que este domingo lleguen los helicópteros con las víctimas.

En medio de las rocas del lugar del accidente los rescatistas trabajarían hasta que hubiera luz. El rescate se haría hasta este lunes. En el aeropuerto los familiares pasaban las horas de espera entre darle a los expertos forenses señas y datos de sus familiares y en recorrer los pasillos, con la esperanza de que el cielo se despejara.



Texto: LAURA DÁVILA TRUELO
Fuente: EL UNIVERSAL
Enlace:  noticias.eluniversal.com
http://noticias.eluniversal.com/2008/02/24/sucgc_art_forenses-indicaron-a_719380.shtml