Imprimir
Categoría: Psiquiatría Forense
Visto: 8710
Tragedia de una familia austríaca cautiva descubierta por accidente


Vecinos de Amstetten, Austria, participan en una vigilia en solidaridad con Elisabeth Fritzl y sus seis hijos, cautivos en un sótano (Reuters)
 
Elisabeth Fritzl y sus seis hijos están hospitalizados y en manos de psiquiatras

Amstetten, Austria.- El secuestro de una mujer durante 24 años en un sótano por su padre, que abusó sexualmente de ella y le engendró siete hijos, fue descubierto por pura casualidad.


 

La hija mayor fruto de esta relación de incesto, Kerstin, de 19 años, que vivía secuestrada junto a su madre, Elisabeth Fritzl, y dos de sus hermanos, fue hospitalizada el 19 de abril en Amstetten en estado de coma, víctima de una rara enfermedad.

Elisabeth persuadió a su padre y carcelero, Josef Fritzl, de 73 años, para que llevara al hospital a la joven, que sufría de convulsiones. Los médicos hicieron un llamamiento por televisión para hallar a la madre biológica de Kerstin, con el fin de diagnosticar su enfermedad.

Al ver el anuncio por televisión en su calabozo, Elisabeth convenció a su padre para que la dejara ir al hospital.

Una vez en el centro sanitario, hace ocho días, Elisabeth exigió una entrevista con el personal médico y la promesa de que nunca más volvería a ser puesta en contacto con su padre.

Fue en ese momento cuando reveló a los médicos su calvario de 24 años en un sótano sin ventanas, de 1,70 metros de alto, donde trajo al mundo, sola, siete hijos, uno de los cuales murió al poco tiempo de nacer.

Fritzl le dijo a su esposa Rosemarie en 1984 que su hija había caído en las redes de una secta. De los siete hijos nacidos de las reiteradas violaciones a su hija, eligió a los tres que más lloraban para llevarlos a vivir al exterior, haciéndole creer a Rosemarie que Elisabeth los había abandonado. Los otros tres vivían encerrados con su madre.

Desde hace una semana Elisabeth, sus hijos y Rosemarie están hospitalizados y en manos de un equipo de psiquiatras.

La Policía descubrió que tenía amenazadas a sus víctimas con lanzarles gases en caso de que lo atacaran o intentasen escapar de su celda subterránea.

Enlace:

http://www.eluniversal.com/2008/05/04/int_art_tragedia-de-una-fami_842629.shtml