La Narcolepsia

La Narcolepsia
Enviado por : María Laura Quiñones Urquiza

La narcolepsia es una alteración primaria del sueño, que a diferencia del sonmambulismo que es considerado una parasomnia (debido a que el movimiento existe aún estando dormido pudiendo actuar su sueño), es considerada una Disomnia, es decir un modo patológico de conciliación, mantenimiento, cantidad ó  intensidad  en el sueño. Entre las disomnias incluimos también al: Insomnio primario, que consiste en la imposibilidad de conciliar el sueño; a la hipersomnia primaria: cantidad anormalmente necesaria de horas sueño; las apneas: se deja de respirar por unos instantes durante el sueño; sueños retrasados: acumulación de sueño atrasado; jet lag: debido al cambio de huso horario se necesita dormir de día, ejemplo con personas que vienen de vuelos transpolares esto hace que el ritmo circadiano se vea alterado; turnos rotativos de trabajo y otras alteraciones no especificadas.

En la Narcolepsia, el paciente primero se ve vencido por la cataplexia característica del cuadro, es decir la pérdida bilateral del tono muscular (entendiendo por tono al estado de semicontracción permanenente que permite la posición bípeda en el hombre) es una sensación de relajación muscular intensa e imposible de manejar. A esto se le puede sumar la repentina aparición de alucinaciones oníricas: hipnagógicas (al dormirse) e hipnopómpicas (al despertarse). Estas alucinaciones están presentes en cualquier persona y su  duración es de segundos en los cuales se percibe todo como deformado, menos nítido y acompañado de visiones que inducen al sueño, pero en estos pacientes estas alucinaciones pueden ser mucho más duraderas.

Estos pacientes ingresan directamente a la fase REM del sueño durante la noche salteándose las 3 fases anteriores. La aparición de la narcolepsia puede deberse, según las diferentes escuelas a factores psciogenéticos (Ej. Neurosis) o a factores organogeneticos, hereditarios o predisposicionales. Se denomina Narcolepsia secundaria cuando aparece formando parte de uno de los síntomas de alguna enfermedad o síndrome: por ejemplo en esclerosis múltiple, patologías tumorales, traumatismos, etc.

La aparición brusca e irrefrenable del deseo de dormir de estos pacientes es característica del cuadro, recuerdo a la madre de una amiga que podía estar comiendo en la mesa en familia, corría el plato y se dormía 10 minutos y volvía a despertarse para seguir comiendo, tampoco era raro encontrarla durmiendo sentada en algún rincón, o manteniendo una conversación con alguien y de pronto ir a acomodarse en el primer asiento que encontraba y dormirse, para luego seguir con la charla como si nada, o quemar el pochoclo (pop corn, canchita, palomitas) que dejaba explotando en la olla al fuego. Esto le ocurría unas 4 veces por día en intervalos separados.

El problema fue cuando la señora dejó friendo unas papas fritas para la cena y se puso a dormir plácidamente al lado del fogón y casi causa un incendio en toda la casa. De haber ocurrido una desgracia ¿hubiese sido imputable?