Tecnicas de Exploracion de la Personalidad

El psicodiagnóstico es un proceso mediante el cual se busca explorar aspectos de la personalidad. Es el proceso a través del cuál el profesional realiza el estudio científico del individuo.
Una de las contribuciones que podría hacer la tarea  psicodiagnóstica  sería el poder diferenciar los aspectos de personalidad latentes de los manifiestos, y los controles de los desequilibrios.
La Psicología clínica tiene como objetivo, la personalidad en cuanto al diagnóstico y tratamiento, determinada por el método clínico.
El psicólogo intenta comprender de un ser humano su funcionalidad global, lo que le permitirá describirlo y predecir su conducta en circunstancias definidas.
 

Puede existir una alteración en su dinámica psíquica que le dificulte adaptarse a la realidad, por lo tanto es necesaria la orientación en alguno de los campos de su vida.
Para esto se instrumenta el Proceso psicodiagnóstico, que comprende varios momentos:

La entrevista
La administración de Test
La elaboración del Informe Psicológico
La entrevista de devolución

El Psicodiagnosticador deberá correlacionar los datos obtenidos para elaborar el perfil de la personalidad, confirmando o no la hipótesis de trabajo previa.
Esta hipótesis debe ser manejada con mucho cuidado, para que no influya en el psicólogo, ya que éste desde lo personal deberá estar libre de suposiciones previas que puedan condicionar la exploración de la personalidad.
La entrevista es el primer momento del proceso psicodiagnóstico, es a través de ella que se produce el primer contacto profesional con la persona a examinar. Es una técnica que posibilita un conocimiento objetivo, despojado de prejuicios en lo posible. También es empleada por otros profesionales, la entrevista psicológica se diferencia por su objetivo, su estructuración y su dinámica, lo más relevante es el objetivo: el conocimiento de la personalidad.
Entre sus ventajas podemos contar que permite el contacto directo con el otro en un intercambio productivo, en una dinámica sin intermediadores que lleguen a modificar el campo, otorga mayor flexibilidad sin encasillar al otro con encuadres rígidos.
Entre las desventajas está la posible falta de objetividad y que el entrevistador se esquematice, condicionando sus conductas y las respuestas del otro. Al insumir mayor tiempo, el entrevistado puede poner en marcha sus mecanismos de defensa distorsionando todo el resultado.
Esta técnica debe complementarse con los Test de exploración de la personalidad, que nos dan objetivamente y en menos tiempo datos recortados de la personalidad.
En la entrevista psicológica decimos que el entrevistador es el que sabe aquello que necesita investigar.

Es una relación humana que se produce en un momento con un objetivo (definido previamente) y donde estan implicadas variables, aportadas por el entrevistado y el entrevistador, sumadas a la situación.
Para una buena entrevista debe darse:
– Que el entrevistador logre manejar la entrevista, estructurando vinculo positivo, es decir de confianza y alejando las posibles tensiones del medio.
– Que el entrevistador recuerde que su campo de acción está dentro de un contexto más amplio.
– Que la entrevista la realice un sujeto entrenado para tal fin
– Que mantenga una distancia óptima en la relación psicólogo-paciente
– La relación es asimétrica (uno que cree que sabe y el otro que no sabe que sabe)
– El entrevistador es un observador participante de la entrevista

Una pre entrevista es el primer acercamiento, se dan las primeras informaciones: Datos del sujeto, forma y por qué del contacto, donde se plantea una estrategia o proyecto de trabajo.
Es también éste el momento donde el entrevistador deberá plantearse si está capacitado o si existen conflictos o resistencias que le puedan dificultar el trabajo.
La entrevista se orienta al descubrimiento, al conocimiento, de ese ser que por una u otra razón necesita ser conocido.
La apertura es la instancia donde debe establecerse el adecuado rapport, definir la hipótesis de trabajo y establecer el encuadre. Se colocan las bases para una adecuada relación, es el momento de mayor ansiedad, donde cada uno deberá asumir el rol correspondiente.
En el caso de ser derivado por otro profesional, se aclarará que se hará un informe para aquél, pero a su vez hará una devolución oral al interesado .
En casos especiales como los adolescentes, deberá respetarse el secreto de cierta información que soliciten mantener en la relación psicólogo-paciente.

Se obtendrán todos los datos necesarios, para un mejor funcionamiento, se recomienda:

– Para facilitar la disminución de las resistencias defensivas psicológicas se inicia por donde comienza el entrevistado, el entrevistador, irá llenando las lagunas con preguntas, en lo posible indirectas, adecuadas a la situación y al yo del entrevistado, si aparecen manifiestas resistencias, se recomienda dejar el tema para otro momento o intentar con otro tipo de preguntas.
– No olvidar el encuadre, si hay una modificación debe ser explicitada adecuadamente.
– Uno de los riesgos del profesional, es entrar en competencia con el entrevistado o buscar gratificaciones narcisistas tratando de impresionarlo con su saber.
– Respetar la dinámica de comunicación del sujeto.
– Tener en cuenta la importancia del silencio, se debe aprender a reconocer los tipos de silencio, evitativo, depresivo, introspectivo, etc. El silencio absoluto no es beneficioso, como no lo es la catarsis (desahogo) intensa.
– Evitar la depresión, desorganización, o carga de ansiedad, cuando el entrevistado siente que no tiene nada que decir, es aquí donde no se puede dejar de intervenir para evitarlo.

En el cierre de la entrevista, es importante aclarar que se seguirá con otra metodología se informará en líneas generales que son los Test, y que objetivos se persiguen con su administración. En ningún caso se informará a que está dirigida cada prueba, se hablará de investigación de aspectos de la personalidad.
La post entrevista comprende el análisis y elaboración del material recogido. Aquí se decide que técnicas psicológicas se administrarán, se tendrá en cuenta no solo el discurso sino todo lo no verbal.

OTROS PUNTOS A TENER EN CUENTA:

La entrevista diagnóstica es una entrevista mixta, que puede ser mas o menos pautada.
La entrevista entendida como un campo es siempre un fenómeno grupal.
La postura psicoanalítica incorpora los conceptos de transferencia, contratransferencia y los mecanismos de defensa como proyección e introyección, resistencia, represión  que puede ponerse en acción antes o durante la entrevista.
El entrevistador controla la entrevista, el entrevistado la dirige y la relación determina y delimita el campo.
Uno de los objetivos del entrevistador es actuar como disparador.

El campo es dinámico, sujeto a permanentes cambios.
Existen tres elementos que aparecen con mayor o menor medida en las entrevistas psicodiagnósticas : la transferencia – contratransferencia , la ansiedad y los silencios.
La transferencia, que son los sentimientos, actitudes y conductas inconscientes que la situación genera en el entrevistado, que se interpretan como la activación de fenómenos de la vida anterior, el entrevistado deposita en el entrevistador roles específicos, es decir
Reactualiza en él sentimientos anteriores, estos pueden ser positivos o negativos, en general hay una coexistencia de ambos.
Dichas vivencias son generalmente aspectos irracionales e inmaduros de la personalidad. Un buen análisis del fenómeno de la transferencia dará al psicólogo valiosos elementos interpretativos.
La contratransferencia implica la movilización de aspectos de la personalidad del entrevistador, provocada por la relación transferencial y los emergentes del campo psicológico. Estas respuestas dependerán del grado de madurez y la historia vital del profesional.
La ansiedad esta siempre presente en la entrevista, siendo un indicador del grado de movilización de la misma y es indicadora de que la entrevista cumple con su objetivo. Con un aumento excesivo de la misma, corremos el riesgo que el examinado aumente el funcionamiento de los mecanismos de defensa.
La ansiedad en el entrevistador puede ser indicador de su inexperiencia, o de que moviliza sus conflictos no elaborados.