Violencia doméstica.  Estudio comparativo de casuística

Violencia doméstica.  Estudio comparativo de casuística Unidad Médico Legal de Cartago 1996 Y 2000 Sonia Patricia Uribe Medrano

Resumen

Este trabajo se basa en el estudio de 6099 peritaciones hechas en la Unidad Medico Legal de Cartago de 1996 al 2000, donde 723 corresponden a Violencia Doméstica, con una marcada diferencia de 5.5 mujeres por 1 hombre agredido. El 93% de las lesiones incapacitaron menos de 10 días.

Palabras Claves

Violencia doméstica, domicilio, agresión, violencia  cotidiana.


Se analizaron 6099 Dictámenes Médico Legales de la Unidad Médico Legal de Cartago, correspondientes a los años 1996 y 2000.   De ellos 723 correspondieron a casos de violencia doméstica. (394 para 1996 y 329 en el año 2000).   Se consideraron variables de sexo, estado civil, cantón de procedencia, mes de ocurrencia de la agresión, distribución horaria, agresor, sitio donde se presentó la agresión, agente vulnerante y severidad de la agresión.  La  distribución por sexo varió del año 1996 de una relación de 5.5 mujeres a 1 hombre, a una relación mujeres/hombres de 3.6 a 1.

El estado civil más frecuente en ambos años fue el casado.

Los cantones  con mayor incidencia de violencia doméstica  fueron el Cantón Central de Cartago, Paraíso y la Unión.

Los meses en que se presentó mayor cantidad de casos en el año 1996 fueron  julio (11%) y abril (10%), mientras que en el año 2000 fueron marzo y octubre con 12% cada uno y julio con 10% de casos.  La agresión ocurrió fundamentalmente en el domicilio y en 1996  por el esposo y compañero de unión libre, mientras que en el año 2000 aparecieron otros agresores. El agente vulnerante más utilizado fueron los medios corporales y en relación con la severidad de las lesiones el 93% tuvo una incapacidad de 0 a 10 días.

En la familia es común que existan diferencias y se generen conflictos, porque sus integrantes son personas distintas, con su propia individualidad, deseos y gustos.  Debemos aprender a manejar estos conflictos y diferencias en forma constructiva, con la comunicación y respeto, pero nunca utilizando la violencia contra alguna persona de la familia porque es inaceptable y no se justifica.

La violencia doméstica, es un problema social grave,  los datos que se han ido recopilando en los últimos años, indican la existencia de una violencia cotidiana, en el seno de lo que se espera sea el espacio del afecto y la solidaridad: la familia.

En la violencia doméstica se ha podido observar que tiene varias características importantes, fácilmente discriminables:
La violencia crece paulatinamente hasta hacerse incontrolable, y es un círculo vicioso que se inicia con acumulación de tensión, hasta que se desencadena el período de agresión  que es seguido por el arrepentimiento del agresor, la reconciliación y finalmente inicia de nuevo la acumulación de tensión. Cada vez el episodio de agresión aumenta en intensidad y a veces de duración, llegando a presentarse situaciones en que se pone en peligro la vida de la víctima y sus hijos.

La violencia se aprende: los padres y las madres son el principal modelo para sus hijos.  Si los niños crecen conviviendo con la violencia aprenderán a verla   como algo normal y podrán, al crecer, convertirse en agresores o agredidos.

Es imposible convivir con la violencia, dado que  produce enfermedades físicas y mentales.

La respuesta social frente a la violencia doméstica se inicia en Ontario, Canadá a mediados de los años 70 del siglo XX, con los primeros refugios creados para víctimas de agresión, para 1981-1985 se estipula que la agresión a la esposa es un delito.

Posteriormente se refuerza el adiestramiento a policías y se crean programas especializados para hombres, mujeres y niños.

En nuestro país desde mediados de la década del 90 del siglo recién pasado, se han dado grandes avances en la legislación, en 1995 se ratificó la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer.

Un año después, debido a la conciencia que se alcanzó en nuestra sociedad en relación con esta problemática se promulgó el 10 de abril de 1996 la Ley Contra la Violencia Doméstica , que entre otras cosas brinda 18 medidas de protección para las víctimas de agresión intrafamiliar.  Algunas de estas medidas son:

La salida inmediata del ofensor del hogar.
La persona agredida puede solicitar autorización para salir del hogar.
Fijar una pensión alimentaria
Embargar bienes del ofensor por un plazo no mayor de tres meses.
Prohibir tener armas en la casa de habitación
Prohibir al presunto ofensor que perturbe, moleste, amenace, llegue a tratar de imponerse o agredir a cualquiera de los integrantes del grupo familiar.
Solicitar una “orden de protección y auxilio Policial”.
Prohibir la llegada del presunto ofensor al domicilio permanente o temporal de la persona agredida, así como a su lugar de trabajo o de estudio.

Objetivo

El objetivo de la presente investigación es determinar si la Ley Contra la Violencia Doméstica , ha tenido algún impacto en la incidencia de casos de violencia doméstica en el área de atracción de la Unidad Médico Legal de Cartago.

Metodología

Se revisaron 6099 dictámenes médico legales de la Unidad Médico Legal de Cartago, correspondientes a los períodos comprendidos de enero a diciembre de 1996 y  de enero a diciembre del 2000.

De estos se analizaron los casos atendidos por violencia física, sin tomar en cuenta los atendidos por delitos sexuales y por violencia psicológica.

Para cada uno de ellos se consideraron las siguientes variables: sexo, estado civil, cantón de procedencia, mes y hora, lugar donde ocurrieron los hechos, ofensor, agente vulnerante, severidad de la lesión (incapacidad y secuelas).

Resultados y su análisis

En la Unidad Médico Legal de Cartago se atendieron en 1996, 2 988 casos, de los cuales 394 correspondieron a violencia doméstica, lo cual representa un 13,18 %.  En el año 2000, se atendieron 3 111 casos y de ellos 329 fueron de violencia doméstica, representando un 10,57%.

Lo cual evidencia que a pesar de que hubo un ligero incremento en el volumen de casos atendidos (123) hubo una disminución en la presentación de casos de violencia intrafamiliar, de aproximadamente tres puntos porcentuales.

En relación con la distribución por sexo, se encontró en 1996, 60 hombres para un 15.2% y 334 mujeres (84.8%) obteniendo una relación de 5.5 a 1.  Para el año 2000, hubo una variación importante dado que se encontró una distribución por sexo de 72 hombres (21.9%) y 257 mujeres (78.1%), lo cual modificó la relación obtenida con anterioridad a 3.6 mujeres a 1 hombre, como víctimas de violencia doméstica.

Se puede observar la distribución del estado civil  en el  gráfico número 1 :

El número de personas casadas disminuyó en forma importante, pasando de 211 casos (53,5%) a 155 (47,11%) al igual que en los casos de personas separadas, divorciadas y viudas.  Los rubros que aumentaron fueron los solteros que pararon de un 23.6% a 29.8% y el de unión libre que pasó de 13.7% a 19.4%.

La siguiente variable analizada fue el cantón de procedencia que se puede visualizar más fácilmente con el cuadro ·# 1 : Los cantones con diferencia más significativa en relación con la disminución de incidencia de violencia doméstica son El Guarco el cual disminuyó casi en tres puntos porcentuales, Jiménez y Turrialba que disminuyeron dos puntos porcentuales aproximádamente cada uno.

Los cantones que tuvieron mayor incidencia son en orden La Unión que pasó de un 13.45% a un 16.7%, Paraíso de 15.5% a17.3% y el Cantón Central que varió la proporción de incidencia de 41.37% a 42.86%.

Los cantones contemplados en otros corresponden a la zona de Los Santos, la zona Sur, y algunos casos aislados de Tibás y Alajuela en los que si bien, la agresión ha ocurrido en esos lugares, la víctima de la agresión está ubicada en el albergue de Cartago.

En relación con la distribución mensual se presentaron variaciones significativas en los meses de abril que disminuyó considerablemente pasando de un 10% a un 6% y en los meses de octubre que aumentó en 6 puntos porcentuales, en mayo, marzo y noviembre que aumentaron  tres puntos porcentuales cada uno, como se podrá observar en el  cuadro # 2 :

La hora de presentación de la agresión, para el año 1996 es fundamentalmente de mediodía a medianoche (se consideraron rangos de 6 horas cada uno) y para este período representó un 67%.  En el año 2000 la situación no varía significativamente, conservando ese mismo período el 67%, la principal diferencia es que la agresión que se presentaba en horas de la madrugada pasa de un19% a un 6% y la de la mañana aumenta de un 15% al 24% en el año 2000.

En relación con el causante de la agresión u ofensor, se presentaron variaciones importantes que pueden visualizarse en el gráfico #2

Es importante resaltar que los rubros de esposo y compañero de unión libre se redujeron considerablemente de 1996 a 2000, el primero disminuyó doce puntos porcentuales (de 50% en 1996 a 38% en el año 2000) y el otro en 4 puntos porcentuales (de 18 a 14%). La agresión por parte del padre también se redujo en cinco puntos porcentuales.  Los rubros que aumentaron fueron en los que el ofensor referido fue la madre que aumentó  en tres puntos porcentuales, pasando de un 2% a un 5%. Llama la atención en el rubro de otros que varió de un 18% en 1996 a un 36% en el año 2000, aumento que se da a expensas de la mayor incidencia de la agresión por parte de hermanos(14%), cuñados (7%) y excompañeros de unión libre para un 4%.  Los otros agresores referidos son hijos (2.43%), suegra, padrastro, papá de los hijos, sobrinos e hijastros entre otros.

El lugar donde ocurre con mayor frecuencia la agresión es en el domicilio que para 1996 fue de un 82% disminuyendo en el 2000 a un 76%. Los otros lugares consignados de ocurrencia de la agresión fueron otros que varió ligeramente de un 10% en 1996 a un 11% en el 2000 y la vía pública que pasó de un 8% a un 13%.

Los agentes vulnerantes utilizados se clasificaron en medios corporales, a saber manos, pies y mordedura y en armas.  En muchos casos hubo utilización  de más de un agente.

Las manos se utilizaron en un 71% de los casos en 1996 aumentando en el 2000 a un 74%.  La utilización de los pies varió de un 11% en 1996 a un 17 % en el 2000.  Las mordeduras aumentaron significativamente de un 3% a un 13%.  La utilización de otros elementos para agredir se mantuvo en rangos similares un 30% en 1996 a un 32% en el año 2000

Entre los agentes referidos como utilizados se encuentran:
Piedras
Machetes
Nevera
Escoba
Tenedor
Vidrios
Platos y vasos con y sin comida.
“Verga de toro”
Adornos de cerámica y bronce
Cuadros
Bicicletas.
Automóviles
Varillas metálicas
Balastro
Rastrillos
Punzón
Tubos metálicos
Goma (resistol)
Divino Niño.
Mecates
Cables
Ollas
Zapatos
Planchas

En relación con el tiempo de incapacidad fue consistente en ambos años el 93% presentó una incapacidad de 0 a 10 días.  El 7% restante varió de 2 semanas a seis meses, en tres de los casos se indicó 5% de pérdida de capacidad general y para el año 2000 hubo un caso de severidad extrema en que la paciente quedó con tetraplejia por lesión cervical.si lo relacionamos con la disminución presentada en el ofensor en casos de esposo y compañero de unión libre, nos indica que las mujeres han encontrado apoyo en esta nueva legislación y también es indicativo de que ha habido una gran labor de información en relación con esta ley, para que se pueda hacer uso de ella.

Centro Nacional para el Desarrollo de la mujer y familia, Vivir sin violencia es un derecho, No más violencia contra las mujeres, Costa Rica, 1996.

Conclusiones

Es importante considerar que a cuatro años de la promulgación de la Ley contra la Violencia doméstica , se han presentado cambios importantes en el área de atracción de la Unidad Médico Legal de Cartago.

La disminución de la incidencia de casos de violencia doméstica que se redujo en un dos por ciento.

La variación en la distribución por sexo de víctimas de violencia doméstica, el sexo masculino pasó de un 15  % a un 22%, y que si lo relacionamos con la disminución presentada en el ofensor en casos de esposo y compañero de unión libre, nos indica que las mujeres han encontrado apoyo en esta nueva legislación y también es indicativo de que ha habido una gran labor de información en relación con esta ley, para que se pueda hacer uso de ella.

Sin embargo pareciera que la violencia se ha trasladado a otros miembros de la familia, dado que aumentó la agresión por parte de las madres a sus hijos, y entre hermanos y cuñados, lo cual también se refleja en el aumento de agresiones en la vía pública y en otros lugares, disminuyendo la agresión en el propio domicilio.

La diferencia entre los lugares de procedencia más significativa en los cantones Central, Paraíso y La Unión está condicionado porque ha habido un aumento en la población de esos lugares, dado que la Gran Área Metropolitana está creciendo hacia el Este, hay gran cantidad de nuevas urbanizaciones en estas áreas.

Bibliografía

Ley contra violencia doméstica, 1996.

Jaffe, Peter. Estrategias de prevención, evaluación e intervención para niños y niñas testigos de violencia intrafamiliar, Ontario, Canadá.

Centro Nacional para el Desarrollo de la mujer y familia, Vivir sin violencia es un derecho, No más violencia contra las mujeres, Costa Rica, 1996.

Fuente:  Unidad Médico Legal de Cartago Cuadro #1. Comparación del Cantón de Procedencia Años 1996 y 2000

CANTON 1996 % 2000 %
CENTRAL 163 41 141 43
GUARCO 37 9 16 5
TURRIALBA 29 7 19 6
JIMENEZ 9 2 0 0
UNION 53 14 55 16
ALVARADO 4 1 2 1
OREAMUNO 34 9 25 7
PARAISO 61 16 57 17
OTRO 3 1 14 5

Fuente Unidad Médico Legal de Cartago

Cuadro #2 Distribución mensual, casos de Violencia Doméstica. Años 1996 y 2000

Mes  1996 % 2000 %
Enero 30 8 25 8
Febrero 34 9 25 8
Marzo 36 9 38 12
Abril 40 10 19 6
Mayo 24 6 30 9
Junio 32 8 21 6
Julio 44 11 33 10
Agosto 33 8 23 7
Setiembre 30 8 28 9
Octubre 24 6 38 12
Noviembre 24 6 29 9
Diciembre 26 7 17 5
Otros 17 4 3 1
Total 394 100 329 100

Fuente:  Unidad Médico Legal de Cartago Gráfico # 2  Comparación de Ofensor, Casos de Violencia Doméstica. Años 1996 y 2000

Fuente:

URIBE MEDRANO, Sonia Patricia. Violencia doméstica: estudio comparativo de casuística en la Unidad Médico Legal de Cartago, 1996 – 2000. Med. leg. Costa Rica . [online]. set. 2001, vol.18, no.2 [citado 11 Octubre 2005], p.28-33. Disponible en la World Wide Web: <http://www.scielo.sa.cr/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1409-00152001000300006&lng=es&nrm=iso>. ISSN 1409-0015.

Apdo. 187-3007 San Joaquín de Flores
Heredia Costa Rica