RUIDOS MOLESTOS – CONTROL

RUIDOS MOLESTOS.
Lic. Daniel Enrique Bled.
Resistencia – Chaco – Argentina
suretbled@yahoo.com.ar
La Socioacusia se ocupa de estudiar las dosis de ruido que puede recibir un sujeto,  fuera de los ámbitos laborales, originados por el tránsito, invasión desde industrias cercanas o de vecinos mediante la utilización de equipos de música, programas TV,  electrodomésticos etc. Estos temas que abarcan los ruidos, que sufren las personas fuera del trabajo, la mayoría en forma involuntaria, constituye lo que suele llamarse Ruidos Molestos.

La acústica es la parte de la física forense que estudia el sonido, este se transmite en forma de ondas a través de un medio físico, por lo que no es posible transmitir sonidos en el vacío.

El sonido es un fenómeno físico audible, que se produce por la acción de alguna fuente vibrante que está en contacto con el medio capaz de transmitirlo.  Se trata de una forma de energía que es liberada por la fuente sonora y transportada por el medio  a través de un movimiento oscilatorio, que adquieren sus partículas componentes.

El sonido se propaga por ondas que parten desde la fuente del sonido, transponen un medio elástico que puede ser el aire o una edificación,  este movimiento de las partículas y la dirección de propagación pueden ser ondas elásticas  longitudinales, ya que los desplazamientos están en planos perpendiculares a la dirección de propagación, funcionando como un resorte estirado y luego puesto en libertad, y como ondas elásticas  transversales solo cuando se propagan en los sólidos. 

Para poder valorar la posibilidad de daño auditivo ocasionado por el ruido y su protección y/o adecuación a las normas vigentes, sobre el particular, deben estudiarse valores índices representativos que lo evalúen y simplifiquen la información dada por su espectro. Para ello se modifica la escala de decibeles en otra de compensación “A” o simplemente  db(A), que reemplaza a todo el espectro por un único valor numérico, considerando al nivel de cada banda de  frecuencia con un peso relativo similar a como lo haría el oído humano, le da menos importancia a las bajas frecuencias y a las muy altas, respecto de las centrales de acuerdo con valores que se han normalizado, estos valores pueden registrarse en forma directa con un equipo apropiado, aunque la mayoría de los medidores de nivel sonoro denominados decibelímetros  del tipo digital traen incorporado.

La foto absorción o absorción sonora, consiste en aprovechar las propiedades de algunos materiales, sistemas o montajes que permiten transformar parte de la energía sonora incidente  sobre los mismos, en otra forma no acústica de energía.  Si bien estas técnicas se utilizan  o desarrollan primordialmente en controlar la calidad de la acústica, de salas destinadas a la  reproducción de la palabra (radios-estudios de grabación etc.) o de la música, tienen una intervención muy importante en el control del ruido.

La fuente generadora emite sonidos en todas direcciones, con mayor o menor eficacia hacia algunos sectores según las características propias del recinto o lugar, estas emisiones pueden representarse en forma esquemática mediante rayos sonoros incidentes, que emergen de la fuente y que sólo interactúan con paredes, techo, piso y objetos dentro del recinto, cambiando su dirección y se descompone en energía sonora reflejada, energía sonora disipada y energía sonora transmitida.

Una  fracción de los rayos sonoros incidentes sobre las superficies mencionadas,  son reflejados nuevamente hacia el recinto, donde se encuentra la emisión disipándose entre los objetos y se la  denomina energía sonora reflejada. En tanto, la restante que no es reflejada puede darse de dos formas, la primera se la define como energía absorbida y se la cuantifica mediante el coeficiente de absorción sonora cuya unidad de mediada es el sabine/m2.  y, esta dada por la  absorción parcial  en paredes, que determina el comportamiento del campo sonoro en el interior de un recinto determinado, la segunda como energía sonora transmitida, que es la remante de la energía  sonora reflejada y energía absorbida, que atraviesa por ejemplo la pared de la edificación de un inmueble y puede ser percibida a una distancia determinada.

Las variables que se pueden presentar como se vera, dependen de un sin número de elementos condicionantes, como ser la  cuantificación o potencia de los rayos sonoros incidentes de la fuente de emisión del sonido, en este caso en particular del equipo de audio,  el sitio donde el mismo se encuentra instalado y reparto de parlantes, la capacidad de los componentes del recinto del inmueble en  reflejar y/o absorber la energía sonora,  el tipo de pared o construcción delimitante y las distancias existentes.

La Socioacusia se ocupa de estudiar las dosis de ruido que puede recibir un sujeto,  fuera de los ámbitos laborales, originados por el tránsito, invasión desde industrias cercanas o de vecinos mediante la utilización de equipos de música, programas TV,  electrodomésticos etc. Estos temas que abarcan los ruidos, que sufren las personas fuera del trabajo, la mayoría en forma involuntaria, constituye lo que suele llamarse Ruidos Molestos.
La sola densidad habitacional en una ciudad, presenta el primer indicador de la carga del ruido sobre las personas, constituyendo un ruido de fondo permanente en promedio.
El concepto de molestia por ruidos es totalmente subjetivo, tanto que incluso es una  forma cualitativa de diferenciar al ruido del sonido, sonido es lo que yo hago y ruido lo que hace mi vecino.
Las respuestas de la población a las agresiones por ruido son subjetivas, por lo que podrán determinarse tendencias pero no la reacción de cada ciudadano, respecto a un mismo nivel de ruido. Incluso las reacciones, varían de acuerdo con la hora del día que lo perciben y su estado sicosomático del momento. Depende además de la sociedad, en nuestro país se es más permisivo alterando muchas veces la condición del actor, a la del receptor de ruidos. Ante la agresión de ruidos molestos, es frecuente que no se reaccione en buenos modos, o bien, que se lo ejecute por una vía equivocada con graves consecuencias de diversa índole,  como consecuencia de una falta de difusión de los derechos que le asisten a cada ciudadano, la existencia de disposiciones regulatorias u normas obsoletas / encontradas, como de la falta de un adecuado control de los organismos municipales o judiciales.
En nuestro país Argentina, se ha normalizado el concepto de molestia por ruidos de fuentes fijas, definiendo  una metodología de cálculo para calificar la condición de fuente molesta de ruido, siendo la  Norma IRAM 4.062 “Ruidos molestos al  vecindario – Método de Medición y Clasificación”, en vigencia  la versión de 1.984, habiéndosele incorporado modificaciones o mejoras en el año 1.997.
La técnica precitada se fundamenta en un resultado estadístico que indica un aumento en 8 db. en el nivel sonoro, lo que se interpreta como una duplicación de su  fuerza sonora. De esta manera, se acepta que una fuente de ruido fija es no molesta, cuando aporta al vecino una fuerza sonora que no supere, a la que estaría presente de todas maneras en su ausencia  (ruido de fondo). En resumen, si la fuente en cuestión produce un aumento de 8 db o más sobre el ruido de fondo, esa fuente es molesta, pudiendo ser esta fuente un parlante, comercio o maquinaria.

En síntesis, la norma 4062 IRAM, da la forma de medición del nivel sonoro en los sitios supuestamente afectados  por los ruidos , con las fuentes cuestionadas en funcionamiento y en su ausencia. Además da una metodología para el cálculo de ruidos de fondo, ruidos propios de la ciudad  por la ubicación,  debiéndose evaluar y comparar, tomando el menor para comparar, es decir las ponderaciones mínimas. Al respecto la Municipalidad de Resistencia –Chaco, toma  como RUIDOS MOLESTOS, todos aquellos que superando los 50 db. (decibeles), son inoportunos respecto de la zonificación, según usos inadecuados para los horarios en que se producen y que afectan a terceros en su bienestar o descanso.

Para calcular el nivel de ruido de fondo, la norma establece los siguientes pasos.

Fija un nivel básico de 40 db, sujeto a las siguientes correcciones:

–         Por zona rural residencial -5 db, suburbano con poco tránsito 0 db, urbano residencial +5,  residencial urbano con alguna industria cercana +10, centro comercial o industrial +15 db, industrial con viviendas +20 db.

–         Por la ubicación:  Recinto interior lindero con la vía pública 0 db, interior no lindero con la vía pública -5 db, exterior + 5db.
–         Por el horario: Días hábiles de 6 a 22 hs. + 5db. Feriados de 6 a 22 hs. 0db, Noche – 5db.

Nivel base  40 db.

Por zona urbana residencial + 5 db.

Por ubicación del templo 0 db.

Por ubicación fuera del templo al efectuar medición +5 db.

Por el horario y día 0 db.

Sumatoria  40 db. + 5 db. + 0 db. + 0 db. =  45 db.  Interior – Ruidos de fondo.

Sumatorio  40 db. + 5 db. + 0 db. + 5 db. =  50 db. Vereda – Ruidos de fondo.